Listado de Casos de Ética Profesional disponibles


Caso 26: Una consulta que genera dudas volver


Se presenta en la consulta, a última hora de la tarde, un varón, de mediana edad, trato correcto, el perro tiene ficha en la clínica sin datos clínicos significativos, sin vacunaciones, la última visita hace tres años por una dermatitis piotraumatica en región de la cola. La cartilla de vacunación no la tiene actualizada desde hace más de tres años. El motivo de la consulta es vacunación antirrábica y corte de uñas.

El perro es mestizo, de 9 kilos, edad incierta ya que comenta el propietario que se lo vendió un conocido y le reconoce 7 u 8 años. El chip no está a su nombre, se le hace saber la necesidad de actualizar los datos para poderlo vacunar, duda… El perro en la consulta presenta un patrón de conducta inadecuado: tímido, se esconde debajo de la mesa, no se deja coger por el propietario, al acercarse el veterinario le hace algún extraño y enseña los dientes, esta encogido y se orina.

A la inspección presenta un pelo largo, sucio, desaliñado, esta delgado, presenta algo de agresividad en la mesa, que hace necesario la colocación de un bozal a lo que colabora. Sigue enseñando los dientes al veterinario que lo acaricia e intenta tranquilizar. El propietario lo maneja con normalidad, y la voz de quieto, quieto, quieto…, suena en toda la clínica.

A las preguntas del veterinario nos enteramos que no come mucho, que no recuerda el nombre del pienso y que lo alterna con comida de casa, desconoce como hace la caca, como orina o la cantidad de agua que bebe. Palpando se observa una taquicardia, taquipnea y jadeos, la zona del ano aparece apelmazado un pegote de heces, pelo y exudado, tras depilado y lavado aparece la zona del ano, inflamada, con eritemas y ulcerada.

El veterinario decide no vacunar y propone al propietario un tratamiento para la zona del ano, así como la necesidad de un tratamiento higiénico completo. Propone al propietario una cita para la próxima semana, para ver la evolución de las lesiones, así como la oportunidad de hacer algún análisis complementario. El propietario quiere bañarle, cortarle el pelo y las uñas en ese momento y se molesta al decirle que la clínica no tiene servicio de peluquería. Se le ofrece la tarjeta de un establecimiento colaborador.

El veterinario se queda preocupado y piensa que este animal puede ser víctima de maltrato. Pregunta en recepción por si lo conocen o tienen alguna referencia sobre él, y comentan que la última visita se hizo hace tres años y no lo conocen ni a él ni al perro de la zona.


Debe responder todas las preguntas para que sean registradas